Hoy te traigo una variante de la Cruz simple.

Esta vez más que variante, le tendría que llamar “mejora”.

Se trata de ajustar a través de una anilla en vez de usar un nudo.

De esta manera, puedes terminar simplemente con la anilla, sin necesidad de nudo, lo que creo beneficia sustancialmente a la Cruz simple.

Y es que la estructura de la Cruz simple hace que el nudo no lo puedas centrar en la espalda ni llevar a la cadera o bajo el culo del peque (a no ser que des vueltas de más al fular para anudar donde quieras). Esto te obliga a llevar el nudo en la espalda pero descentrado, cosa que personalmente, “odio”.

Respecto a lo que decía de dar vueltas de más: está claro que puedes decidir no anudar en cuanto se cruzan los cabos, sino rodear tu cintura y llevar los cabos a un lugar que te resulte más cómodo: bajo el culo de tu bebé, en la cadera opuesta, en tu espalda…

Sin embargo, siempre desaconsejo esta manera de acabar un nudo: los nudos se acaban “en su sitio”, ya que, de lo contrario, el fular puede irse apretando alrededor de tu cintura y esta tela que se ajusta aquí se afloja de otro sitio: donde está tu bebé. Más cuanto más pese.

Por otro lado, la anilla te permite usar el nudo como preanudado con un ajuste punto por punto con lo que conseguirás más comodidad para ti y tu bebé.

Aquí tienes el vídeo. Aunque necesitas algo menos de tela, no ahorras una talla realmente, así que sigues necesitando un fular de, al menos, la talla 4 (3’60 m.), al igual que con la Cruz simple normal.

Yo lo he hecho con un Pellicano Moyo Beri de talla 5.

.

.

¿Te animas?

.

 

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo