En el botiquín de la luna tenemos todo lo “reglamentario”, por supuesto, y un bote de arcilla verde que, junto con las tiritas, es lo único que usamos. Ayer, Elo muy sutil me dijo que no nos queda arcilla, así que como he preparado, aprovecho para subir este minitutorial, que seguro me va a ahorrar mucho teclear en Facebook :mrgreen:.

Aunque antes de pasar, voy a explicar un poco esto de la arcilla, porque no tienes por qué saber que es mi remedio universal para casi todo.

La arcilla verde se usa para muchísimas cosas. Puede que la conozcas para hacer mascarillas faciales, ya que es su uso más extendido. Absorbe el exceso de grasa y suaviza, aunque puede dejar la piel un poco tirante. Pero esto se soluciona echándote crema hidratante después.

Pero sus usos son mucho más extendidos y, si te interesa el tema, te recomiendo este libro, en el que Ángeles Hinojosa nos da no solo maneras de prepararla y usarla sino un extenso listado de aplicaciones prácticas.

Personalmente, la he usado con éxito en: candidiasis, quemaduras, dermatitis del pañal, hematomas, cortes, mastitis, acné, edema, grietas en el pezón, picaduras de insectos, recuperación de puntos, erupciones… y seguro que me dejo cosas.

En fin, que así se prepara este pequeño milagro:

Arcilla verdeY ya está, sencillo, ¿no? Recuerda usar la mejor agua que tengas a mano.

Para usarla, simplemente la colocas sobre la zona afectada. Cuando se seca, la enjuagas con agua corriente. No hace falta frotar ni quitar la que se haya quedado adherida. Y se pone otra aplicación. Así, todo el tiempo que se pueda o se necesite.

Si la zona es susceptible de mancharlo todo (por ejemplo, en la espalda) o quieres que la aplicación te dure más tiempo (por ejemplo para dormir), puedes taparla con film. La arcilla está trabajando mientras está húmeda. Pero el uso ideal es el normal, dejándola que seque al aire.

Si la zona es de difícil acceso o limpieza, puedes aplicarla en forma de compresas: humedeces una gasa de algodón, pones la arcilla en medio y la doblas como si fuera una fajita. La pones con el lado donde haya menos tela sobre la piel, y la puedes cubrir con film también.

Pero todo esto está mucho mejor explicado en el libro que te he comentado, el manual La arcilla terapéutica y sus aplicaciones caseras. Espero que te resulte de utilidad, déjate enamorar por la arcilla, no te vas a arrepentir.

Edición de Agosto 2013: por clamor popular, tenemos arcilla verde entre nuestros productos en la tienda, puedes adquirirla en nuestra tienda física, y en la tienda online, aquí tienes el enlace:

http://www.ohlaluna.com/arcilla_verde_1000gr?search=arcilla

 

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

Inicio    Formación    Elena López    Tienda    Blog    Contacto