Quería contaros mi experiencia con las cándidas, ese acompañante de muchas mujeres durante su vida. En mi caso, no es constante, me ha pasado sólo en los embarazos.

En mi primer embarazo, aparecieron como en la segunda o tercera semana de embarazo. Un picor desagradable y constante, sobre todo en la uretra, pero vaya, que implicaba toda la zona genital. El médico ni siquiera me hizo cultivos, cuando me exploró, me dijo que seguro que eran hongos, y prácticamente 100% de seguridad de que se trataba de la cándidas, tenía todos los síntomas y características. Os copio desde la Wikipedia partes del artículo dedicado a la candidiasis:

Las candidiasis constituyen un grupo de infecciones causadas por un hongo oportunista, del género Candida, de los cuales Candida albicans es la más frecuente. Pueden producir una infección clínica en prácticamente en cualquier sistema orgánico. El espectro de infecciones abarca desde la enfermedad mucosa y cutánea superficial hasta la diseminación hematógena extensa con afectación de órganos diana como el hígado, bazo,riñón, corazón y cerebro. En la mujer, la mucosa vaginal también constituye un lugar frecuente de infección. Se puede transmitir por ropas, objetos y también por contacto sexual (véase infección de transmisión sexual). Estos hongos están siempre presentes en la piel y en la mucosa del tracto digestivo, genitourinario y respiratorio de la mayoría de las personas, pero se encuentran controlados por otros microorganismos no patógenos. Cuando se produce un desequilibrio, el aumento desmedido de la población de hongosproduce esta u otras micosis.

La candidiasis es la más frecuente causa de vaginitis; se estima que una de cada cuatro mujeres experimenta esta enfermedad durante su vida. Candida albicans es parte de la flora habitual de la vagina; (…) las condiciones de aparición de hongos en la mujer pueden producirse por el uso de duchas que eliminen parte de los microorganismos que lo controlan (como los lactobacilos). (…) Las probabilidades de contraer candidiasis aumentan en pacientes obesos y diabéticos; el consumo de antibióticos y anticonceptivos también incrementa el riesgo, así como alteraciones hormonales debidas al embarazo.

Los hongos están siempre presentes en el cuerpo humano, pero la presencia natural de otros microorganismos previenen su crecimiento descontrolado. Sin embargo, perturbaciones externas, como el uso de ciertos detergentes, variaciones del pH, o internas, como cambios hormonales o fisiológicos, pueden causar alteraciones de la biota y resultar en un crecimiento anormal de los hongos.

El embarazo, el uso de anticonceptivos, el sexo vaginal después del sexo anal y el uso de lubricantes que contienen glicerina son factores relacionados con infección por hongos. La diabetes y el uso de antibióticos también parecen tener incidencia en la micosis. Además, la Cándida puede transmitirse sexualmente. Los tratamientos de reemplazo hormonal y de infertilidad podrían también ser factores desencadenantes.

Los síntomas se caracterizan por lesiones cutáneas (enrojecimiento o inflamación de la piel) acompañadas de prurito y sarpullido. En las infecciones vaginales, puede presentarse flujo blanquecino, con un característico olor a levadura.
Candida albicans PHIL 3192 lores

Pues, como os decía, al principio de mi primer embarazo apareció esta amigable compañera de camino. Como los antifúngicos orales no están recomendados durante el embarazo, me mandaron un tratamiento tópico. Y sí, a los 5-7 días de tratamiento me encontraba bien, pero en cuanto lo dejaba, no tardaba ni una semana en volver a la carga. Una experiencia nada recomendable; no quiero ni pensar en las mujeres que la padezcan de forma crónica (bueno, o en los hombres…). Además, un montón de cuidados: me secaba con secador para secar bien y no usar textiles que pudieran propagarlos, me cambié a la ropa interior de algodón 100%, cambios en la dieta, mi marido también tuvo que ponerse en tratamiento para evitar el contagio cruzado… en fin, un rollo constante hasta que dí a luz y se fue el problema.

Pues bien, en este segundo embarazo, me las daba yo muy contenta de haberme librado de ella. Desde luego, hay cosas que han cambiado en estos años, pero teniendo en cuenta que mi alimentación no y que se debía al cambio hormonal e inmunológico del embarazo, no tenía mucho sentido librarme, no sé… tengo mis teorías, relacionadas con el cambio en los productos de lavado de la ropa (ya no uso productos de síntesis química, sino nueces de lavado y jabón artesanal) y con la lactancia (que parece ser que influye en el metabolismo de la glucosa). Pero bueno, me había librado y estaba yo muy contenta.

Sin embargo, hace tres fines de semana, fuimos a una boda fuera de Madrid. Ya sabéis: viaje largo, descontrol de las comidas, más excesos… Y a la vuelta, horror, ahí estaban de nuevo toooodos los síntomas :cry:. Lo primero que pensé no fue muy positivo, pero enseguida cambié el chip, _a las malas, sólo me queda un mes de embarazo. Pero de pensar en ese mes con las cremas, los picores y el darle la vuelta a la cabeza con los riesgos de los medicamentos durante el embarazo y de la infección para el bebé…

Por suerte, hay algo que sí ha cambiado en este último año que está muy relacionado con la gestión de la salud que hacemos en casa. Me he formado con Ángeles Hinojosa como reflexóloga. Y con ella, además de aprender reflexología, he conocido la arcilla (geoterapia). Visto que la medicina “tradicional” alopática no me sirvió en mi anterior experiencia, esta vez decidí cambiar de armas y ¡¡qué éxito!!. En 7 días la infección controlada, y a día de hoy parece que curada (no quiero decirlo muy alto :mrgreen:). Así que os quiero contar al respecto, por si a alguien más le sirve, no sólo en las candidiasis gestacionales, sino en las crónicas…

Así, a modo general, os cuento sobre la reflexología y la geoterapia.

AkmanthorLa reflexología se basa en que la estimulación de ciertas terminaciones nerviosas localizadas en determinadas partes del cuerpo generan, como consecuencia, respuestas en el cuerpo, activando los propios recursos para autosanarse o, lo que sería mejor definición, recuperar el equilibrio que la enfermedad ha alterado. Las terminaciones nerviosas que se estimulan están en la superficie corporal, es decir, en la piel o en las mucosas, y su excitación puede hacerse de numerosas formas, entre las que destacan el roce o el masaje. Entre las más conocidas se encuentra la reflexoterapia podal, que consiste en la estimulación mediante el masaje de los puntos reflejos situados en los pies.

La geoterapia, por su parte, se refiere a los amplios efectos terapéuticos presentes en la tierra y que pueden ser aprovechados en beneficio de nuestra salud. De todas las tierras con propiedades curativas, las arcillas son las más utilizadas y también las más conocidas. Las propiedades de la arcilla: desintoxicante, antiinflamatoria, descongestionante, depurativa, refrescante, calmante, antibiótica, cicatrizante, hidratante, inmunoestimuladora, desinfectante, tonificante, reguladora de múltiples funciones del organismo, etc. La geoterapia es uno de los primeros remedios que usó la humanidad y, de hecho, los animales la usan: se revuelcan por el barro o lo ingieren cuando están heridos o enfermos, e incluso a modo preventivo.

Os invito a que investiguéis más a fondo estas poderosas (e inócuas) herramientas. Pero yo os cuento “lo mío”. Empecé el masaje en todo el pie, ya que el organismo no funciona como partes independientes, sino como un todo; incidiendo en las partes afectadas (los reflejos del sistema urinario y la vagina). Ángeles respondió rauda a mi consulta y me indicó mejor qué zonas a tratar y con qué frecuencia:

Además de lo que te trabajas, el aparato digestivo completo es importante tratarlo ya que la mayoría de las cosas que alimentan a las cándidas entran por la boca y se digieren en todo el intestino. El hígado que tiene que procesar todo, también necesita ayuda, pero yo creo que con una vez que te hagas la réflex al día tendrás bastante.

Es verdad que no todo el mundo puede hacerse auto-reflexología, pero sí que es verdad que cada vez es más fácil encontrar un buen profesional que te atienda. De todos modos, para aprovechar todos los beneficios de la arcilla, sólo hay que bajarse al herbolario: la más frecuente y útil es la arcilla verde, que casi todo el mundo conoce de hacerse mascarillas faciales, y que se encuentra con mucha facilidad.

Hay que tener en cuenta algunas cosas. Se debe mezclar con agua de la mejor calidad posible (aquí, en Madrid, el agua del grifo es válida, pero no en todas partes es buena). No se deben poner en contacto con la arcilla elementos metálicos durante la preparación, almacenado o aplicación, puesto que se polariza y pierde propiedades (se puede usar cerámica, cristal, plástico, madera…). La textura ha de ser como de mayonesa ligera, que se aplique con facilidad pero no chorree. Y poco más. Se puede preparar una cierta cantidad y guardarla en un bote bien cerrado, que se mantiene húmeda sin problema. Para usarla, no debemos perder de vista que la arcilla es efectiva mientras está húmeda. Cuando se seca, se lava bajo el chorro de agua (sin frotar) y se cambia por otra.

Bien, con todo esto, os cuento. Es verdad que mi zona a tratar no es la cara, por lo que estar poniendo mascarillas y cambiándola cuando se seca era un tanto complicado; así que yo usé compresas de arcilla. Para prepararlas, se humedece una gasa, se abre y se rellena con arcilla. Luego se cierra como si fuera un “burrito”, y se coloca sobre la zona afectada con la parte que tiene menos capas de gasa en contacto con la piel. Además, si en el exterior cubres con un film de cocina, evitas que se seque, por lo que puedes usarla más tiempo. En mi caso, toda la noche (y siestas, y ratos sentada…)

Peloides y arcillas

Así que ese ha sido mi tratamiento: arcilla y reflexología. La reflexología, una vez al día antes de irme a la cama. Con la arcilla, me la ponía bien por toda la zona (incluso el masaje perineal recomendado durante las últimas semanas de embarazo me lo he hecho con arcilla en lugar de aceite) y encima la compresa de arcilla. He intentado estar 12 horas diarias con arcilla, entre noches, siestas, ratos de estar delante del ordenador… En su momento pensé que tanta humedad igual ponía contentos a los hongos y era peor el remedio que la enfermedad, nunca mejor dicho, pero como me dijo Ángeles, lo único que le gusta a los hongos de la arcilla es la humedad, todo lo demás les disgusta muchísimo.

No voy a mentir, también he tenido en cuenta otras recomendaciones: mi ropa interior sigue siendo de algodón 100 %, aunque esta vez no me he vuelto loca planchándola a altas temperaturas, ya que la cándida está presente en nuestro organismo per sé, por lo que la idea no es eliminarla (no se puede) sino que se ha de volver a controlar. Aunque la verdad, todo el tiempo que he podido he estado sin ropa interior, para permitir una mejor traspiración y ventilación.

No he usado jabones “comerciales”, que pueden ser muy agresivos y alterar el PH de la piel (y el de la mucosa de la vagina, que es diferente), sino artesanales, y desde luego no me he estado lavando con jabón cada vez que cambiaba la arcilla, tan sólo con agua. Tampoco he insistido con el jabón, limpieza “normal”.

Las recomendaciones dietéticas respecto al control de la cándida abundan por internet, yo lo único que he tenido en cuenta ha sido no pasarme de azúcares, no pasarme de levaduras y tomar un yogur natural al día (sin azúcar) al menos.

Y poco más. La reflex la dejé a los 10 días aproximadamente, cuando ya me encontraba mejor y al tocar los reflejos de la zona afectada no me dolía (cuando hay alguna alteración en el cuerpo, el reflejo en el pie duele o molesta al ser masajeado). Y la arcilla empecé a disminuir las horas de uso a partir de ese momento también, aunque la he seguido llevando para dormir hasta hace un par de días, que ya me dí por “curada” ;-).

¿Ha sido un poco más rollo que echarme la crema? puede ser, la preparación del la compresa de arcilla, el andar cambiándola, etc. El automasaje diario, pues hombre, no voy a negar que hubiera preferido que me lo hicieran en vez de hacérmelo yo sola. ¿Y de eficacia? pues ni punto de comparación, la verdad. Y totalmente incócuo. Así que gana esta opción por goleada.

Mi experiencia es con la cándida en el embarazo, pero igual a alguna mujer que la sufra constantemente le alivia, aunque sea los picores, el uso de la arcilla y/o reflexoterapia. Además, después de probar otras cosas… ¿por qué no esta, que además es muy barata? Ya me contaréis.

Links con información que os puede interesar:

Sobre la reflexología:

Sobre la geoterapia:


Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo