De nuevo, como cada año, al aparecer el frío llegan las preguntas sobre cómo portear con frío.

A un bebé que no anda, le portearemos “con normalidad”, con ropa de invierno pero sin abrigo, y nos abrigaremos juntos adulta-o y bebé.

Te cuento cómo en este post:

Winter is coming: portear con frío

Pero los bebés crecen.

Y llega un día en que andan, y mucho. Y para salir a la calle tiene que llevar su propio abrigo porque durante la mayor cantidad de tiempo va andando por su cuenta.

Pero no tanto como andas tú. Y te pide brazos.

Claro, tras tantos años de porteo llevarle en brazos no es lo que más te apetece: sabes que hay alternativas más cómodas, no estás acostumbrada a perder tus manos libres o, simplemente, el trayecto restante es demasiado largo.

Así que, veamos cómo

Portear en invierno a un toddler

Partamos de la base que un niño-a que ya anda ha completado la parte básica de su desarrollo motor.

Así, pues. su sistema musculoesquelético, nervioso, vestibular, etc. están preparados para gestionar la posición erguida por sus propios medios.

En este punto, la posición de porteo, siendo la misma, es más flexible.

Porque tener las rodillas más altas que el culo y la pelvis basculada es una cuestión de comodidad, para el peque y para ti.

Así, podemos plantearnos portear con los abrigos porque no importa que la posición esté un poco “así” o un poco “asá”.

Porque, insisto, es una cuestión de comodidad, no de desarrollo ni de seguridad.

Que sea viable y seguro portear con abrigos no significa que sea lo más cómodo. A veces, ni siquiera es posible.

No me veo yo ajustando un fular sobre un abrigo acolchado de Jorge o uno de neopreno mío.

Hay portabebés más prácticos para este tipo de porteo porque requieren menos ajuste. Y es lo que te quiero contar ahora:

Portabebés para portear con frío y toddler

Si tú llevas tu abrigo, y tu bebé lleva el suyo, lo más práctico es llevar portabebés que requieran de pocos ajustes. O de ninguno.

Por eso, mi primera recomendación son

Toddler en Tonga

Los ayudabrazos (Tonga y similares)

El Tonga, y otros ayudabrazos como el Suppori o Kantan son fáciles de colocar con un abrigo.

No necesitan ajuste sobre el bebé o tu cuerpo por lo que, con que el abrigo te de para moverte lo necesario para colocar a tu bebé en el ayudabrazos, con la malla bien colocada de rodilla a rodilla y sentando correctamente a tu peque, es suficiente.

Si, además, tu niña-o lleva un chaquetón, mejor, porque te resultará más sencillo sentarle en el Tonga si no tienes que andar abriendo el abrigo para hacer espacio que permita la apertura de piernas necesaria.

El Tonga, y ayudabrazos, no obstante, son para periodos cortos. Para la ciudad, es mi preferido sin duda, y siempre llevo uno en el bolso.

Con lo poco que abulta y la de “papeletas” que me ha salvado, desde luego ya no me lo dejo nunca. ¡¡Si hasta cabe en el bolsillo del vaquero!!

Sin embargo, si la estimación de trayecto es más larga, es decir, cuando me arriesgo a que el Tonga me resulte incómodo porque si Jorge pide brazos será para un rato largo (por ejemplo, si estamos de senderismo) mi elección es otra.

El onbuhimo SAD

Toddler en onbuhimo

El onbuhimo, en su versión SAD (es decir, con tirantes tipo mochila) requiere de poco ajuste, y el que requiere es sencillo de hacer por encima de los abrigos.

Cuidado con el onbu porque carga mucho peso en tus hombros y necesita de una activación del cinturón abdominal – suelo pélvico diferente al que requiere la mochila, así que si no has usado previamente un onbu, te recomiendo que lo pruebes en terremo conocido y trayectos cortos antes de lanzarte a la aventura el senderismo con él.

No a todo e mundo le sienta bien el onbu, pero si te va bien, es una gran alternativa: no requiere mucho ajuste, no hay cinturón y abulta muy poco.

Realmente, una mochila es una solución bastante similar, si bien a mí personalmente me resulta incómodo, o agobiante, llevar el cinturón de la mochila con abrigo.

Y estas son mis dos recomendaciones principales en este caso concreto: niña-o que anda y que necesita ser porteado con abrigos independientes.

Pero cualquier portabebés que ofrezca confort a ti y a tu peque (un buen ajuste a tu cuerpo, las rodillas más altas que el culo) y seguridad (que el peso del bebé no se separe del tuyo cuando te mueves) por encima de los abrigos puede ser una buena opción, así que, cuéntame, ¿cuál es la tuya?

A lo mejor te parece “raro” mi uso del onbuhimo: demasiado bajo el peque, demasiado cubierta su espalda… ¿Qué opinas?

Lo que opino yo sobre el uso del onbu, y de otros portabebés, lo estaré contando esta semana en mi Patreon.

¿Y qué es Patreon?

Patreon es una plataforma de mecenazgo donde puedes apoyar mi trabajo de difusión, decidir los próximos contenidos en De Monitos y Risas y disfrutar de contenidos exclusivos.

Desde solo 4€/mes (aproximadamente, son 3$/mes más impuestos).

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo