Estamos viviendo una ola de frío. Totalmente normal, por otro lado, que estamos en enero.

Así que, por fin, saco mi post sobre cómo abrigar al peque cuando porteamos con temperaturas “fresquitas”.

Nuestro primer instinto a la hora de portear con frío es, como es normal, abrigar al bebé con “lo normal”, es decir, abrigo o buzo.

.

Pero no es la mejor opción.

.

Por qué ponerle al bebé abrigo o buzo porteando no es la mejor opción

.

Si ya has porteado antes, ya sabes la importancia de colocar correctamente la cadera del bebé para que, como consecuencia, la espalda del bebé se redondee y las rodillas se eleven por encima de su culete. Más importante cuanto más pequeño es el bebé.

A los pequeños los solemos abrigar con el buzo que, con el relleno, limita los movimientos del bebé y las posiciones que puede adoptar. Y, por eso, es difícil colocarles bien en el portabebés y comprobar que va bien colocado.

En cualquier caso, bebés pequeños o grandes, si van abrigados con prendas acolchadas es difícil ajustar correctamente el portabebés. Entonces no podemos colocarles bien ni ajustar adecuadamente.

Eso se traduce en que es difícil respetar las normas del #PorteoSeguro(*) si le ponemos al bebé abrigo o buzo.

.

.

(*) El porteo seguro pasa por una buena colocación del bebé y un ajuste adecuado del portabebés.

Ese es el motivo más importante.

Pero hay otro. Cuando el bebé va abrigado y el portabebés encima, si yendo por la calle se te duerme y entras en un lugar caldeado, desabrigarle le va a despertar seguro.

Y hay un tercero. Si el bebé va abrigado por debajo del portabebés eso se traduce en que tú también lo estás y, realmente, es difícil colocarse el portabebés si tú también llevas un abrigo, chaquetón o chaqueta acolchados o de materiales “resbalosos” como un “plumas”.

Así, pues, descartamos buzos y abrigos. Entonces, ¿Cómo abrigamos al bebé?

Veamos primero

.

Cómo vestir al bebé porteado (en invierno)

.

Lo primero que te recomiendo re-plantearte es que, al portear, podemos aprovechar el calor corporal mutuo, por lo que el bebé no debe ir tan abrigado como cuando va en el carrito.

Además, el portabebés es otra capa de tela (o más de una, según el portabebés que uses) sobre tu peque, abrigándole también.

Y queremos una buena posición y un buen ajuste, por lo que la ropa que utilicemos ha de permitir ambas cosas.

Por ello, vamos a vestir-nos con normalidad y a abrigar-nos por encima del portabebés.

.

Un sistema “multicapas” para el bebé es una buena opción. Ropa que no limite el movimiento y que podamos, añadiendo o quitando capas, regular el nivel de abrigo según la temperatura exterior, el portabebés que vayamos a usar y los planes del día.

.

Una idea:

.

Abrigar al bebé por capas

.

1.- Punto de partida: el pañal.

2.- Body de manga larga. Y booties de porteo, con puño largo que se adapte bien a la pierna del bebé, no solo para que le abrigue sino para que no se le caigan.

3.- Calentadores. Abrigan las piernas y lo siguen haciendo incluso durante el cambio de pañal 😉

4.- La ropa. Mono enterizo o pantalón + chaqueta/camiseta, chandal o similar.

5.- Gorro. Los tipo “verdugo” son muy prácticos si porteas a la espalda, ya que es prácticamente imposible que se lo quite un bebé. Bueno, uno pequeño, jeje, los más mayorcitos y constantes lo conseguirán, pero con más trabajo que otro tipo de modelos.

6.- Complementos: Puedes abrigar más al bebé añadiendo capas: leotardos, otro par de calentadores por fuera de los pantalones, una chaqueta, manoplas…

.

Recuerda siempre que el truco es que las capas no sean gordas, así que si necesitas mucho abrigo puedes buscar materiales que calienten sin abultar, como la lana merino.

.

Cómo abrigarnos (bebé y adulto) al portear

.

Pues ya tenemos al bebé listo. Para vestirnos nosotros podemos usar un sistema similar. Si amamantas, intenta llevar ropa accesible por arriba o de lactancia, levantarse capa tras capa de ropa y luego recolocarla puede ser un pequeño infierno).

Vamos ahora a abrigarnos.

.

Como decía, lo más práctico es abrigarse por encima del portabebés, así que, una vez puesto, estas son las opciones que tenemos.

.

Cobertor

.

Un cobertor es una pieza de abrigo que se pone sobre el bebé y tú te pones tu abrigo o chaqueta. El cobertor cubre al bebé totalmente y los laterales de tu cuerpo, de modo que no entra frío entre tu abrigo y el cobertor.

.

Cobertor de porteo

.

Para portear delante me parecen una opción estupenda, sobre todo si no quieres hacer una gran inversión económica con un abrigo de porteo o si estás iniciándote en el porteo y no tienes claro si lo usarás mucho en la calle o no.

Para portear a la espalda me parece más engorroso, porque te tienes que abrigar primero, poner el portabebés y luego abrigar al peque con el cobertor. Pero entonces (lo comentaba más arriba) perdemos movilidad nosotros al poner al peque detrás.

Y si no quieres arriesgarte con la inversión de ninguna manera, lo puedes sustituir por una manta de polar sujeta al portabebés.

La mayoría de los cobertores son universales, es decir, compatibles con cualquier portabebés, pero algunos no, asegúrate bien antes de hacer la compra.

Y los tienes con diferentes niveles de abrigo: más o menos abrigados, impermeables o no, solo cortavientos… pueden ser buenas opciones para compatibilizar con un abrigo para épocas de menos frío.

Son unitalla, así que también pueden ser tu solución perfecta si lo quieres compartir con otra persona de talla muy diferente a la tuya.

.

Abrigos

.

Los abrigos de porteo (también hay chaquetas) son una solución muy práctica para portear con frío. Tienen una pieza que se coloca delante o detrás según necesites llevar a tu bebé en un lugar u otro (algunos modelos traen más de una pieza, para abrir hueco delante y detrás a la vez).

Esa pieza se puede quitar y utilizar el abrigo cuando no porteas como cualquier otra prenda. Y también sirve como extensor de embarazo de modo que son soluciones “3 en 1”: porteo, embarazo y normal.

Tienen talla para el adulto, pero el tamaño del bebé, al igual que con los cobertores, es independiente, el bebé “siempre cabe”.

.

.

Al igual que con los cobertores, los tienes con diferentes niveles de calidez según tus necesidades. Suelen tener una capucha para ti que puedes montar y desmontar cuando lleves a tu peque a la espalda para que no le moleste.

Personalmente, si porteas con frecuencia y, sobre todo, si lo haces a la espalda, son mi recomendación.

Y, aunque los abrigos y chaquetas de porteo están muy bien pensados para abrigarse mientras se portea, no son la única solución.

Puede servir un abrigo de talla grande (a lo mejor de tu pareja) donde entréis bebé y tú (A). O buscar abrigos de formas amplias, como un poncho o capa (B).

Por supuesto, si eres mañosa (o tienes cerca alguien que lo sea) puedes hacerte un inserto para utilizar con una chaqueta que ya tengas. Probablemente tengas que cambiar las cremalleras en tu chaqueta porque encontrar unas compatibles con las que vayas a ponerle a la pieza es bastante complicado (C).

.

Abrigos para portear

.

Como ves, no tienes por qué pasar frío en invierno. Tienes soluciones para todo tipo de necesidades y de presupuestos.

Pero antes de terminar, déjame que te cuente

.

Otros Trucos

.

Un par de calentadores extra

 

Los calentadores no solo sirven para las piernas. Son unitalla y sirven para abrigar todo tipo de extremidades, los brazos también.

Así que si tu peque es de los que les gusta llevar los brazos por fuera, no te dejes tu par de calentadores extra en casa, ya que mantener caliente las extremidades es muy importante.

.

Complementos contra el frío

.

Pañuelo para el cuello

.

Dependiendo del sistema y marca de solución para el frío que elijas (abrigo de porteo, abrigo normal, cobertor, mantita, etc.) tendrás o no protegido el espacio entre tu bebé y tú.

En cualquier caso, un pañuelo al cuello es un extra de confort, imprescindible en algunos casos, que te permite abrigar vuestros cuellos y subir hasta las orejas de tu peque si hace mucho frío.

También te puede ayudar a sostener la cabeza de tu bebé si se duerme en tu espalda y tu abrigo o cobertor no tienen capucha para ello.

.

Y ahora sí, ya me despido por hoy, preguntándote ¿Cuál es tu truco para combatir el frío porteando?

.

Demasiado frío calor

.

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo