Mamá de Lola es una de las personas geniales que la maternidad me ha regalado.

La conocí gracias a Red Canguro, ese proyecto tan apasionante en que estamos embarcadas.

Mamá de Lola es una artista, puedes verlo aquí: mamadelola.wordpress.com*. Sus ilustraciones reflejan su manera de entender el mundo y la Maternidad, una manera de criar que comparto.

*El blog de Mamá de Lola ya no está disponible

Hoy os presento una de sus últimas ilustraciones, que ha hecho con la intención de recordarnos a todas las mamás que podemos dar el pecho, sólo necesitamos la seguridad de que es así:

 

 

Todas podemos dar el pecho

Todas podemos dar el pecho

Todas podemos dar el pecho

 

Conozco muchas mamás que dejan de dar el pecho porque “ya no le alimentaba”, “me quedé sin leche”, “mi leche era de mala calidad”…

La Humanidad ha sobrevivido sin biberones y los biberones llevan demasiado poco tiempo entre nosotros como para que haya influido en la capacidad de producción lechera de los humanos.

 

¿Cuál es el verdadero problema?

 

Podemos decir que difícilmente existen madres que no pueden producir leche, lo que más existe son madres con información insuficiente, o errónea. La Hipogalactia, escasa o inexistente producción de leche, existe, es verdad, pero en un porcentaje muy pequeño de las mujeres.

En el libro de Carlos González “Un regalo para toda la vida”, hay 10 páginas dedicadas a la hipogalactia. Nueve de ellas argumentando que en la mayoría de los casos el problema no es ese. Los problemas más habituales son casi siempre malas posturas, ofrecer pocas veces el pecho, seguir horarios equivocados, etc.

Y se corrigen con información correcta. 

Algunas causas de hipogalactia verdadera están relacionadas con el hipotiroidismo, textualmente : “Habitualmente el hipotiroidismo no tratado impide la gestación. Sin embargo, algunas madres con hipotiroidismo leve no diagnosticado dan a luz y tienen problemas para amamantar. La presencia de hormona tiroidea es requisito indispensable para la producción de leche.” 

También habla de otras causas de hipogalactia, pero mucho más raras: retención de la placenta, agenesia del tejido mamario, cirugía de reducción mamaria (no tiene por qué  ser un problema), cáncer de mama (“la lactancia es posible en el pecho sano y a veces también en el pecho afecto”), síndrome de Sheehan, anticonceptivos orales (los estrógenos dificultan la lactancia), déficit congénito de prolactina (muy raro), desnutrición…

Necesidad de información correcta, oportuna y eficaz

Lamentablemente, los profesionales que más información deberían tener (pediatras, ginecólogos, matronas, etc.) en muchas ocasiones tienen información desfasada, o escasa, incluso prejuicios. Y trabajan con tablas de peso antiguas, realizadas con bebés criados a biberón (que engordan más deprisa los primeros meses, aunque luego todos se igualan), lo que les lleva a considerar que el bebé “no engorda” y diagnostican hipogalactia y recetan biberón muy a la ligera.

Por suerte, cada vez hay más personas (profesionales de la salud pero, sobre todo, madres) concienciadas con la importancia de una lactancia exitosa.

 

Dando pecho

 

Seguro que puedes encontrar un grupo de apoyo en tu ciudad (o razonablemente cerca). En este enlace: Fedalma, Federación Española de Asociaciones Pro-Lactancia Materna, puedes encontrar el grupo o grupos de tu zona.

Si no pudieras acercarte, la Liga de la Leche tiene un grupo de apoyo virtual en el que las monitoras de la Liga y otras mamás te responden tus dudas.

Si no das el pecho, que sea por decisión propia, no por desinformación. 

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo