Pues abro una nueva entrada para copiaros las últimas noticias, más bien comunicados, de parte de las personas que están ayudando a Habiba directamente.

En el grupo de Facebook, Claudia Pariente, que está en contacto con Habiba, nos dice:

¿Qué podemos hacer para ayudar?

Muy buenas:

Os agradecemos la acogida y apoyo que ha tenido nuestra denuncia. Queremos deciros que la madre se encuentra protegida y cuidada y que se están siguiendo las acciones legales pertinentes.

Debemos proteger la identidad de Habiba; proteger su seguridad y la seguridad del resto de madres que se encuentran en una situación parecida, para que no sean atosigadas ni  importunadas por la prensa o gente curiosa.

El caso es rigurosamente cierto. Despierta la indignación y es lógico que todos sintamos que debemos hacer algo. ¿Cuál es la mejor manera de ayudar?

Os pedimos calma. Que de momento, nos limitemos a enviar cartas al defensor del menor, del pueblo y a las instituciones que constan en nuestra primera comunicación y animar a otras personas a unirse a este grupo de denuncia. Hacerlo público a través de blogs y espacios de reflexión propios, sin descalificativos ni insultos. Con la ciencia en la mano.

Este no es un hecho que se limite a la lactancia materna en exclusiva. Estamos reclamando la separación abrupta de esta madre y su hija. Que se le haya desprotegido en un lugar en el que debería ser cuidada y no agredida. Que se hayan violado sus derechos y los de su bebé.

De momento no hemos pensado en hacer ningún tipo de reunión, tetada, o protesta en las calles. Creemos que si utilizamos los cauces existentes será más beneficioso para Habiba y el resto de mamás.

Queremos que este caso sirva para que no vuelvan a suceder cosas parecidas. Que se planteen las mismas buenas prácticas que se están implementando en hospitales, centros y redes, también en los espacios públicos como éste.

No daremos a la prensa ningún dato que no salga documentado aquí, por lo que buscar más información; intentar contactar con la madre u otro tipo de acciones parecidas, no será posible.

Agradecemos vuestra comprensión y apoyo.

Claudia Pariente

Por otro lado, la Fundación Raíces emite este comunicado:

Comunicado de la Fundación Raíces

Desde Fundación Raíces, os queremos informar de lo siguiente:

Según la resolución de desamparo, el Instituto Madrileño del Menor y la Familia (IMMF) ha asumido la tutela de la niña, quitándosela a su madre por razones como: la falta de recursos económicos, la falta de apoyos familiares, no cumplir con los objetivos de un programa de psicoterapia y habilidades maternales.

Desde el IMMF se nos informó que la retirada se produjo por no llevar a cabo el programa que tenían previsto para ella y para la niña que, fundamentalmente consistía, en suspender la lactancia materna por considerarla “caótica y perjudicial para los niños y niñas.” Si esta historia no fuera real parecería un chiste de mal gusto, ¿cómo se puede alegar que una madre, que está acogida en un recurso público para madres en situación de riesgo, carece de recursos económicos?

También se nos informó que no van a permitir que la madre le de el pecho a su hija, en la visita que tienen prevista el jueves, porque está prohibido el amamantamiento en los centros o residencias infantiles de la Comunidad de Madrid, ya que es contrario a la institucionalización de la niña, que pretende una desvinculación de madre e hija. Nuevamente entendemos que quien esté siguiendo el caso piense que esto, por absurdo, no puede ser verdad. ¿cómo se puede decir que perjudica a un niño el contacto con su madre? ¿y si le perjudica, por qué se establece un régimen de visitas?.

Consideramos el caso de Habiba y su hija como una gravísima violación de los Derechos Humanos y de los Derechos del Niño. El daño ya está hecho, pero si madre e hija se reúnen inmediatamente podrá ser reparado. Desgraciadamente esto no es un caso aislado.

Es hora ya de hacer un balance sobre el sistema de protección de menores en nuestro país, de reflexionar sobre los controles de las decisiones administrativas que, sin control judicial previo, intervienen en la vida de las personas con decisiones tan importantes como retirar a niños y niñas de sus familias. ¿Quién decide qué es lo mejor para un niño o una niña? ¿Con qué criterios? ¿Con qué formación?. Al final, los centros de protección están llenos del mismo “perfil de menor” que casualmente coincide con niños y niñas, hijos de familias en situaciones de exclusión social.

Es hora ya de reclamar el derecho de las familias pobres a no ser objetos utilizables como moneda de cambio, a no consentir tantos abusos en nombre de falsos intereses superiores, a no consentir tanto sufrimiento gratuito, a no dejarnos machacar sin sentido; somos seres humanos, y no hipótesis jurídicas, no estamos en “riesgo de exclusión” sino en lucha por la “inclusión”.

Habiba está asustada, desesperada. Esa angustia y desesperación de una madre a quien han arrancado a su hija de los brazos es interpretada, por quienes dicen protegerla, como un evidente signo de su inestabilidad mental. Pero ella no quiere perder la esperanza, está convencida que, cuando mañana lunes un juez estudie detenidamente su caso, va a ordenar que le devuelvan a su hija inmediatamente. Por eso no quiere que se sepa quién es y que la prensa conozca su historia. Nosotros, lógicamente queremos respetar su decisión, aunque entendemos que pueda haber quién no la comparta o quien piense que esta historia es un bulo más de los que circulan por Internet. Sin embargo, os comunicamos que su caso, con todos sus datos personales y los documentos que acreditan esta historia están en el Juzgado donde hemos recurrido la resolución de desamparo y hemos solicitado una medida cautelar urgente de las previstas en el artículo 158 del Código Civil, a la que el Ministerio Fiscal se adhirió el pasado viernes. También hemos presentado una queja al Defensor del Pueblo.

Lo anterior no significa que vuestra actuación no sea importante, ¡es fundamental!, queremos terminar dando las gracias por todo el apoyo recibido.

Os pedimos que escribáis urgentemente a la oficina del Defensor del Pueblo solicitando su rápida intervención y hagáis llegar vuestra protesta a la gerencia del Instituto Madrileño del Menor y la Familia, pidiéndole la inmediata entrega de la niña a su madre.

Podéis dirigir vuestras cartas:

A la oficina del Defensor del Pueblo

registro@defensordelpueblo.es

fax: 913081158

www.defensordelpueblo.es

A Doña. Paloma Martín Martín.

Gerente

Instituto Madrileño del Menor y la Familia.

Calle Gran Via 14

28013 MADRID

immf@madrid.org

Portal de el Defensor del Pueblo

www.defensordelpueblo.es

Portal de el Defensor del Pueblo

Otras cartas

Os voy a copiar también otras cartas que han compartido otras mamás en el grupo de Facebook, por si queréis personalizar la vuestra o leer otras opiniones:

  • Inma Marcos Marcos

Como comadrona, asesora de lactancia certificada y madre de cuatro hijos, de los cuales amamanto todavía sin restricciones al más pequeño de tres años y medio, no puedo estar mas indignada con la manera de proceder que han tenido para con Habiba y su pequeña de 15 meses.

No puedo entender como se pasan por alto las recomendaciones oficiales de la Academia Española de Pediatria de amamantar a demanda a los niños como mínimo hasta los dos años y a partir de ahi hasta que madre e hijo deseen. No puedo entender como pueden hacer tanto daño moral y físico a un binomio de madre-hijo basándose solo en prejuicios culturales y para nada en la evidencia científica ni en las necesidades reales de ambos.

Ruego deshagan rápidamente el desaguisado reuniendo de nuevo la niña con su madre sin ningun tipo de restricciones.

Atentamente les saluda:
Inma Marcos

  • Anna Salguero

A la atención de las personas responsables de los servicios relacionados con la protección a la infancia de la comunidad de Madrid.

Mi nombre es Ana Isabel Salguero Álvarez, con DNI núm. —. Soy pedagoga especializada en primera infancia y familia, con 10 años de experiencia en trabajo con famílias en riesgo de exclusión social. Tanto a nivel personal como profesional me horroriza la situación de Habiba y de su hija de 15 meses, separadas por incumplir una normativa desfasada, carente de fundamentación teórica, arbitraria y dañina.

En casos en los que en la primera infancia se da una situación de vulnerabilidad es especialmente importante una vinculación emocional estrecha y saludable con su madre, en la que se respeten las necesidades individuales y propias de la edad de la criatura. Esta vinculación emocional y los cuidados adecuados pasan por la lactancia materna a demanda hasta almenos los dos años de edad, combinada con la alimentación complementaria necesaria; atención a las demandas del bebé (consuelo incluido) y una estimulación adecuada. Una figura maternante (y nadie mejor que la madre para cumplir con ese papel) cercana es clave para un óptimo desarrollo afectivo del menor, facilitando que ésta sea un modelo resiliente que los ayude a superar la situación adversa en la que se encuentran.

Las instituciones de acogida a familias en riesgo de exclusión social deberían centrarse en proteger a las personas acogidas de los riesgos reales que sufren, reconocer y fomentar aquellos recursos de los que ya disponen (y la lactancia materna, el colecho y el contacto en brazos son recursos muy poderosos que deben respetarse y facilitarse) y acompañarles para que adquieran aquellos de los que carecen, consiguiendo así una parentalidad sana y competente.

Les ruego que revisen sus programas de entrenamiento para madres, actualizándolos en función de la evidencia actual, y que reelaboren los objetivos que se plantean con las familias acogidas adaptándolos a sus necesidades reales y no a un conjunto de ideas anacrónicas y carentes de fundamento.

Para terminar, ruego encarecidamente que devuelvan a ese bebé a los brazos de su madre, de donde nunca tuvo que ser arrancada.

Les adjunto la carta que les ha escrito el psicólogo Marcos Martino, que seguro habrán recibido por otras vías.

Anna I. Salguero

  • Carolina Manzanares

Estimada Doña. Paloma Martín Martín,

me consta que muchas, muchísimas comadres le han enviado cartas en relación al caso de Habiba. Sé que en algunas de esas cartas se les informa a ustedes sobre las recomendaciones que organismos tales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP) o el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría hacen sobre lactancia, por lo que ya están informados de las terribles consecuencias que tiene para ambas partes un destete abrupto.

No es mi intención repetir en mi carta dicha información, sabiendo que ya disponen de ella. Mi intención es transmitirle, como madre de un bebe de 15 meses que soy , los sentimientos que me han invadido al conocer lo que han hecho con Habiba y su pequeña. Yo, al igual que Habiba y muchísimas madres en todo el planeta, amamanto a mi bebe a demanda. Como puede adivinar, me es tremendamente fácil ponerme en el lugar de Habiba. El hecho de pensar que alguien pueda arrancar de mis brazos a mi bebe y no saber dónde, cómo ni con quién estará me desgarra el corazón. Me produce una terrible desesperación, ansiedad, dolor, impotencia, rabia al pensar pro qué?! POR QUE?!. Mientras escribo esto se me acelera el corazón, créanme! Y se me encoge. Ustedes no se han parado a pensar esto, verdad? No han considerado ni un segundo el dolor de esta madre, ni de su pequeña de 15 meses a la que, según ustedes, le hace mal el amor, el contacto, el calor, el sabor de su madre a demanda.. esto es de locos! Realmente creen que han hecho bién a ese bebe? Que sensación de desamparo y abandono tendrá la pobre criatura que no alcanza a comprender la situación! Que terrible soledad estará sufriendo sin el cuerpo que la ha refugiado desde que nació!

Me pregunto si no podían haberse limitado ustedes a negarles el amparo a Habiba y a su pequeña por no cumplir sus “normas”. No comprendo qué les hace creer que están en el derecho de cometer tal injusticia, de impartir tanto dolor sin sentido. Una vez más, me avergüenzo de mi propia especie.

Doña Paloma, debe usted hacer todo lo posible para poner fin a este “sin sentido” y permitir que Habiba y su pequeña vuelvan a estar juntas, se necesitan una a la otra.

Con toda mi confianza en usted, se despide cordialmente,
Carolina Manzanares.

Más artículos en “la red”

Intentaremos seguir manteniendo la información actualizada en la medida de nuestras posibilidades. Os comparto los post que, desde la publicación de ayer, se han añadido a este movimiento:

Amor Maternal, Habiba, aún separada de su bebé. Esto es lo que podemos hacer por ayudar.

Tenemos Tetas, “Lo habitual es que en los centros de menores no se deje amamantar a los niños”

Nace una mamáUna madre es separada de su bebé de 15 meses por no querer destetar

Reeducando a mamá, El pecho de mamá, el lugar más seguro del mundo

Maternarte, Increíble pero tristemente real

Maternidad Continuum, Ayudemos a Habiba

.

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo