Sí, tal como lo lees, parece que, por fin, los pediatras empiezan a darse cuenta de las múltiples ventajas del porteo. En muchos niveles.

.

María Angustias Salmerón Ruiz, pediatra especialista en en infancia y adolescencia del Hospital Universitario de La Paz, habla, para el el videoblog de pediatría de Efe Salud sobre porteo y portabebés.

.

Este es el vídeo:

.

.

Y este es el texto resumen que podemos encontrar en el canal de Youtube:

Madrid, 18 mar (efesalud.com). La doctora María Angustias Salmerón Ruiz, especialista en infancia y adolescencia del Hospital Universitario La Paz, abre su participación en el vídeoblog de pediatría ofreciendo a los padres el uso del porteo, mochila ergonómica para “trasladar con seguridad a los bebés” que ella misma utiliza con Julia, su hija recién nacida.

El porteo es un sistema “piel con piel” que permite transportar al bebé en el pecho o en la espalda con la cabecita de lado y que se ha utilizado durante toda la vida en diferentes culturas, aunque haya sido Colombia el país donde más se ha arraigado, desde los años 70, sobre todo en las Unidades de Neonatología para bebés prematuros y enfermos.

“Se ha demostrado que mantiene la temperatura como una incubadora y que el bebé se adapta mejor a la lactancia. Además, explica la pediatra, mejora el desarrollo neurológico del bebé y reduce patologías neurológicas que puedan aparecer en los prematuros. Por estos motivos se disminuyen las estancias hospitalarias”.

A nivel práctico, opina, “ofrece muchas ventajas al dejar las dos manos libres para poder realizar otras tareas sin los impedimentos físicos de los típicos cochecitos”, como comprar en el supermercado, evitar barreras arquitectónicas muy molestas o insalvables, viajar en el transporte público sin grandes dificultades, realizar las tareas domésticas o cuidar de otros hijos y personas mayores.

La Sociedad Española de Pediatría (AEP) “tiene la intención de recomendar su utilización para que todo el mundo pueda beneficiarse de sus virtudes”, comunica la doctora María Salmerón, para quien el porteo “es un sistema seguro al sujetar completamente al bebé, incluso cuando el porteador se inclina del todo para recoger, por ejemplo, algo del suelo de la habitación”.

La pediatra María Salmerón invita a los padres a aprender a diferenciar la mochila ergonómica de las desaconsejables y variopintas ‘mochilas colgonas’ que suelen encontrarse de forma habitual en los comercios, ya que es fundamental que proteger la curvatura de la espalda del bebé, “sobre todo durante el primer año de vida”.

Una segunda diferencia, pero no menos importante, es que las mochilas comerciales recogen al bebé por los genitales a modo de pañal “dejando colgadas sus piernas”, advierte la doctora. En cambio, el porteo asienta al bebé en la postura ‘ranita’ en la que su culete, el fémur y el resto de la pierna tienen la forma ergonómica de la ‘M’.

María Salmerón recuerda que “una buena mochila ergonómica no posibilita que el bebé mire hacia el frente” e informa de que los ortopedas infantiles aconsejan el porteo, sobre todo a la hora de “prevenir la displasia de cadera”, desplazamiento de la cabeza del fémur hacia el exterior de la cavidad de la cadera.

Por último, el porteo “es idóneo para aquellas mamás que padezcan problemas severos de espalda porque reparte el peso de forma proporcionada en el tórax y la carga no recae sobre uno de los lados de la cadera o alguno de los brazos”, algo definitivo, entiende la médico de La Paz, cuando el porteador es minusválido.
Con este vídeoblog, efesalud.com inicia una serie protagonizada por la pediatra María Salmerón y su hija Julia, quien nació a mediados de diciembre de 2013 con un peso de 2.950 gramos y 50 cm. de altura. 

Es genial que, por fin, los profesionales sanitarios empiecen a hacerse eco de las ventajas del contacto y del uso de portabebés. Así que, en primer lugar, gracias a Efe salud por este video blog que inicia con este post y a la pediatra María Salmerón por su labor.

Sin embargo, como profesional del porteo, no puedo evitar hacer algunas anotaciones a lo que se dice en el vídeo (y se reproduce en el texto). En algunos casos puede llevar a error. En otros, simplemente porque quiero aclarar lo máximo posible. Y de eso va este post ;-).

.

El porteo es un sistema “piel con piel”

Pues no necesariamente. Es cierto que, si hace falta, se puede usar un portabebé para hacer piel con piel. El “piel con piel” implica un contacto directo del cuerpo, el adulto sin ropa y el bebé solo con el pañal. Por tanto, en la mayoría de ocasiones, el portabebés no se usa para hacer “piel con piel”.

El porteo es un sistema de transporte de bebés que asegura un contacto constante y una postura adecuada tanto para el bebé como para el adulto. No hay que confundirlo con los Cuidados Madre Canguro porque, aunque están muy relacionados y tienen la misma base, son cosas diferentes.

.

Permite transportar al bebé delante o a la espalda con la cabecita de lado

También se puede usar a la cadera. Y hay niños que les gusta apoyar la frente y no llevar la cabeza de lado. Esto es perfectamente seguro siempre que:

  • La barbilla esté separada del esternón.
  • La columna esté perfectamente curvada y firmemente sostenida, de modo que el bebé no se afloja, no se va hacia un lado ni se separa del adulto.
  • El adulto esté muy pendiente de que la respiración del bebé es fluida y sin ruidos.

.

Colombia es el país donde más se ha arraigado

El porteo tradicional está presente en muchísimas culturas y solo ha desaparecido en occidente, pero tanto en África, como en Asia y Sudamérica el porteo está muy arraigado.

Cuando hablamos de Colombia y el “Método Canguro”, hay que diferenciarlo de los portabebés tradicionales así como de los portabebés modernos que han surgido en occidente con la revaloración del porteo. Una cosa es portear y otra hacer “Método Canguro” en el hospital.

Para hacer método canguro o, como dicen los Bergman, Cuidados Madre Canguro, no es necesario un portabebé como tal, una tela firme que permita inmovilizar la cabeza del bebé de modo que las vías respiratorias estén seguras es suficiente. Además, suele ser más sencillo de usar en el entorno hospitalario que un fular, por ejemplo.

En occidente, por otro lado, el “resurgir” del porteo ha sido una respuesta al horror nazi. Tras la Segunda Guerra Mundial, ante la pregunta ¿cómo hemos llegado hasta aquí? se barajan varias respuestas, entre ellas el tipo de crianza. Así pues, se gira hacia otro tipo de crianza, de contacto, surgiendo el porteo como elemento indispensable para ello.

El porteo “moderno” viene, sobre todo, de Europa central. Citando a mi compañera en Asesoras Continuum, Merce,

surge una reactivación de la necesidad de portear como concepto de proximidad al bebé y dentro de un marco de crianza más consciente.

.

Mantiene la temperatura como una incubadora

Todo esta parte del discurso que compara el contacto con la madre con la incubadora (la manera habitual de tratar a los prematuros en los hospitales) está escrito desde el punto de vista de que lo “normal” es la incubadora.

Sin embargo, tal y como Nils Bergman demuestra con su trabajo con prematuros, los bebés prematuros y los nacidos a término están diseñados para completar su desarrollo sobre el cuerpo de su madre. Así, pues,

  • mantiene la temperatura como una incubadora. La verdad es que una incubadora es una burda imitación del cuerpo materno. El cuerpo de la madre no mantiene la temperatura, sino que adapta la propia a las necesidades del bebé, subiéndola o bajándola según las fluctuaciones de la temperatura del bebé y el entorno. Además, el cuerpo tiene el olor, los sonidos y el movimiento que el bebé espera: los de su madre.
  • el bebé se adapta mejor a la lactancia materna. La separación del cuerpo materno es lo que dificulta la lactancia. Y el bebé no necesita adaptarse a la lactancia materna, ya que están diseñados en paralelo: está perfectamente adaptado a ella. Si acaso hay leche artificial, es a esa a la que se tiene que adaptar.
  • mejora el desarrollo neurológico del bebé y reduce patologías neurológicas que puedan aparecer en los prematuros. De nuevo, es la separación del cuerpo materno la que causa interferencias en el desarrollo neurológico. El bebé, fuera de su hábitat, se siente en peligro, por lo que el cerebro se inunda de cortisol, dificultando su correcto desarrollo. Y es que NO HAY EVIDENCIA CIENTÍFICA QUE JUSTIFIQUE LA SEPARACIÓN MADRE-BEBÉ EN NINGÚN CASO.

.

 Una buena mochila ergonómica no posibilita que el bebé mire hacia el frente

Cualquier mochila ergonómica, así como cualquier portabebé ergonómico sea del tipo que sea permite colocar al bebé “cara al mundo”, ya que al ser flexibles y adaptables a la postura del bebé es posibles colocarles así siempre. Para muestra, dos botones:

.

Portabebé colgón.

A la izquierda, un fular usado cara al mundo. A la derecha, una Caboo, la mochila que usa ella en el vídeo, usada con el bebé “colgón”.

Es decir, siempre podemos usar mal un buen portabebés, y siempre es posible colocar al bebé cara al mundo en un portabebé ergonómico. Lo cual no es recomendable, que quede claro.

.

Y por último…

Así que, queridos miembros de la AEP, cuando empecéis  a recomendar el uso de los portabebés, recordad que estamos las asesoras de porteo, que llevamos años trabajando por difundir las bondades del contacto así como un porteo respetuoso con la fisiología del bebé y del adulto, y que conocemos y manejamos las diferentes opciones.

Acompañamos a las familias en su elección de un portabebé, les enseñamos a usarlo teniendo en cuenta las particularidades de cada bebé y las necesidades de la familia y les mostramos cómo colocar bien al bebé, qué tener en cuenta, qué normas de seguridad son necesarias, así como a identificar cuándo una postura es o no correcta.

.

Y tú, ¿Tuviste asesoramiento profesional cuando empezaste a portear? ¿Te gustaría haberlo tenido? Y si no has empezado a portear aún, ¿sabes dónde encontrarnos?

 

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo