Ese es uno de los puntos del Manifiesto Mothercare. Como sabéis, estamos colaborando con Mothercare en una serie de vídeos comentando dicho manifiesto. Y esta semana, publicaban el vídeo número 3, este:

Y me apetece comentarlo.

Realmente, enfrentar televisión con guarderías me parece inadecuado. Parece que las opciones para tener al bebé-niño (hasta los 3 años, después ya no van a la guardería sino al cole) entretenido es, bien llevarlo a la guarde, bien ponerle delante de la tele, y no es así en absoluto. Seguro que habrá madres que tengan a sus hijos en casa y les dejen muchas horas delante de la tele, aunque no creo que sean tantas. Seguro que la madre sale a hacer recados, y no va a dejar al niño solo, seguro que baja al parque, seguro que el peque se echa siesta… También hay guarderías en las que las cuidadoras son pocas… ¿¿Quién recibe más atención, el peque con su mamá (aunque esté tres horas delante de la tele) o el peque 8 horas en la guardería con 10 bebés más??

En cualquier caso, en una familia en que se considere normal “aparcar” a un bebé 6-8 horas delante de la televisión, el problema no es la televisión.. ¿no creéis? Para estar 8 horas delante de la tele, están mejor 8 horas en la guarde, mal que bien alguien les hará caso (aunque sea el bebé de al lado), pero… ¿qué reciben esos niños en su casa? repito, el problema ahí no es la tele.

A mí, lo que me “molesta” de todo esto de las guarderías (o escuelas infantiles) es que parece que si tu hijo no va a una, le estás perjudicando y desde luego, esto no es así. Lo que nos dicen:

Así se inmunizan: Hasta aquellos más afines a las guarderías no niegan que en el primer año de estancia en la guardería el bebé enferma de mil cosas, y pasa más tiempo en casa que en la guardería. Pero nos han vendido que eso es bueno para el bebé, porque así se inmuniza. Pero, si existiera inmunización posible para las otitis, los mocos, las bronquiolitis… ¿dónde están esas vacunas? y si se inmunizan, ¿por qué pasan la enfermedad una y otra vez? La verdad es que a esa edad, el sistema inmunitario del bebé está muy inmaduro aún (hasta los 5-6 años no estará listo). Si a eso le sumamos el estrés de estar sin mamá, con tantos otros niños y sin brazos (y el sistema inmunitario está muy ligado a los estados de ánimo y emociones)… Pues ahí tenemos el motivo de tantas enfermedades. No creo que se inmunicen, simplemente, conforme van creciendo sus cuerpecitos funcionan mejor y están más acostumbrados a la guardería, por lo que tienen menos estrés y menos enfermedades.

Y, digo yo, ¿es “bueno” este proceso? no lo creo. Yo no he llevado a Marcos a guardería y espero no llevar a Lucas, así que no tengo experiencia directa, pero sí que puedo decir que Marcos no ha pasado ninguna enfermedad grave ni leve, y no tengo ninguna prisa por que las pase. Pero si las tienen que pasar, prefiero que sea cuanto más grande mejor, que me puedan explicar dónde les duele y yo les pueda explicar por qué y cómo les vamos a cuidar. Y también prefiero que las pasen separadas, que le de tiempo a recuperarse entre una y otra, y no todas en un año; que mis hijos se acostumbren a estar sanos y no a estar enfermos.

Tienen que socializar: No voy a entrar en si los niños socializan o no antes de los 3 años, lo que sí quiero decir es que mi hijo, que no ha ido a guardería (Escuela infantil, pero es que guarde es más corto) no ha estado en una burbuja. Además de con nosotros, sus padres, mi hijo “socializa” con sus abuelos, con sus tías, con todo el vecindario, con las empleadas del banco al que vamos, con el pescadero, el carnicero y el de los pollos, con los del puesto de la fruta y verdura, con el de la barbería de la esquina, con los camareros de los bares de nuestra calle, con el panadero, con los niños del parque y sus padres y abuelos, con los niños y adultos que están en los talleres a los que vamos… En fin, con gente de toda edad y condición, en un entorno cambiante y lleno de estímulos de la vida real. Gente que le aporta cosas, y no con otros 8 niños compitiendo por la atención de una única cuidadora.

Aprenden cosas: ¿Qué cosas? a ver, una selección

  • En el vídeo se dice “aprender a masticar, a comer”, claro, que en casa les estamos dando puré todo el tiempo… ¿No será mejor que aprenda a comer en familia (o al menos con su madre-padre-abuela), con modelos adultos comiendo y usando cubiertos, que con un montón de niños que comen igual de “mal”?
  • “a compartir”, aquí me remito a lo que dice Carlos González. Si yo no le dejo mi coche a un vecino, ¿por qué he de exigirle a mi hijo que le deje su juguete (que es lo más importante que tiene en ese momento) a otro niño? cuando son más grandes, es más fácil enseñarles a negociar. Además, me pregunto, ¿cómo puede hacer la cuidadora para gestionar un conflicto “de propiedad” si tiene que estar cambiándole el pañal a otro?¿de verdad aprenden a compartir? ¿o que el más fuerte gana?
  • “los colores, a contar, etc.”. De nuevo, suponiendo que las madres que estamos en casa no somos capaces de enseñarle cosas al niño… Marcos sabe contar hasta 10 (y un poco más), hace sumas sencillas con los dedos (y esto se lo ha enseñado la abuela, que “sólo” tiene el graduado escolar), se sabe los colores (y diferencia matices, claro-oscuro), sabe darle masajes a su hermano de 2´5 meses, canta canciones (tanto “cantajuegos” como Franco Battiato), es capaz de pelar un ajo, de lavar un vaso, y amasar pan, pone la mesa, me ayuda con el lavavajillas y la lavadora, se ducha solo (supervisado), La abuela también le ha enseñado a decir “jelou” (hallo) y baibai (bye bye), se viste solo… ¿hace falta seguir? Y, en cualquier caso, ¿necesitan aprender tantas cosas tan pequeños?

En fin, que no me gustan mucho, como veréis. Entiendo que son necesarias, pero me enfada muchísimo que, cuando se habla de conciliar, lo primero (y a veces único) que se dice es ampliar plazas de guardería. A mí, simple mamá, se me ocurren varias maneras de conciliar mucho mejores para los niños (y sus padres)

  • Apostar por el teletrabajo.  Con las tecnologías de hoy en día, ¿no es viable que gran parte del trabajo se haga en casa desde el ordenador? al menos en una gran parte de las profesiones. Así, cada familia podría organizarse, las horas que están en el ordenador, las horas en la oficina y el cuidado de los niños, de modo que siempre hubiera un adulto de la familia atendiendo a los peques.
  • Flexibilidad horaria, pero de verdad. Estoy segura de que muchas parejas se podrían permitir rebajar las horas a 5 por ejemplo, uno por la mañana y otro por la tarde. Así siempre habría un adulto en casa, y los dos seguirían con el trabajo y sin perder oportunidades laborales. Y lo que pierden de sueldo, por lo que se ahorran de guardería.
  • Espacios para los bebés en la zona de trabajo. Ya no digo guarderías en las empresas grandes, que por supuesto también, sino poder llevarte a un bebé al trabajo. Al menos, a los más pequeños. Y guarderías en las grandes empresas, para poder acercarte a ver a tu bebé en cualquier momento, y participar más activamente en su cuidado (así igual podrías comer con él, darle teta en cualquier momento, etc.)
  • Si echaran cuentas de lo que cuesta una buena atención al bebé, igual se daban cuenta de que sale más rentable ayudar a las familias que deciden cuidar en casa (aunque sea el primer año) en vez de abrir plazas de guarderías, pero claro, para eso tendrían que ser sinceros en lo referente a la “buena atención”.

Y estas son algunas cosas que se me ocurren a mí, sería de esperar que a lo políticos, con tantos asesores que tienen gastándose mis impuestos, podrían tener ideas aún mejores. Pero debe ser muchísimo más fácil abrir escuelas infantiles que implementar todas estas otras opciones.

Así que, si no tienes otra opción, lleva a tu hijo a una guardería. Hoy en día, con el ritmo de vida en el que estamos inmersos y a falta de una familia extensa que nos ayude, las escuelas infantiles son el mal menor. Pero no olvides que es algo que no es idóneo para el peque, así que achúchale hasta el infinito cuando estéis juntos, y bésale, y mímale y dile cuánto le quieres. En definitiva, compénsale, ya que él-ella no ha tomado la decisión pero sufre las consecuencias. Es mi humilde opinión.

Y, antes de poneros algunos links que os pueden resultar de interés, os dejo con una cita de John Bowlby:

    La energía que el hombre y la mujer dedican a la producción de bienes materiales aparece cuantificada en todos nuestros índices económicos. Pero la energía que el hombre y la mujer dedican a la producción, en sus propios hogares, de niños felices, sanos y seguros de sí mismos, no cuenta para nada en ninguna estadística. Hemos creado un mundo trastornado.

    Tenemos Tetas, para mí, “El blog” del feminismo tal y como yo lo entiendo. Ileana explica todo esto mucho mejor que yo.

    “La guardería no puede criar saludablemente a un bebé”. Entrevista a Eulàlia Torras de Beà, médica, psiquiatra infantil y psicoanalista

    La mejor guardería, tu casa: criar saludablemente a un bebé

    Share

    contacto

    Elena López

    Asesora,

    consultora y

    formadora de Porteo

    contacto

    Elena López

    Asesora,

    consultora y

    formadora de Porteo

    Inicio    Formación    Elena López    Tienda    Blog    Contacto