Ahora que empieza a haber una reescalada (si es que no se nos puede dejar solos) quiero contarte qué he aprendido en la pasada cuarentena, por si hace falta para una próxima (de veras espero que no).

Y eso que he aprendido, ha sido de mis peques, dos de los cuales han cumplido años en cuarentena.

Ese aprendizaje ha sido, sin duda, la aceptación.

Es verdad que cuanto más pequeño se es, la vida social está más reducida, especialmente a lo familiar y que, siendo tres hermanos, pues tener cierto nivel de fiesta es sencillo. No sé qué habría pasado si el que hubiera cumplido fuera Marcos, el mayor, que ya tiene 12.

Cumplieron Jorge (4) y Lucas (9), y te voy a contar cómo fue el cumpleaños de Jorge y lo bien que llevó que, al final, todo fuera casero y familiar y cómo me ha enseñado a llevar (un poco) mejor todas las limitaciones que nos ha supuesto el encierro.

Banner de cumpleaños de Fiestasmix, de temática dinosaurios.

Jorge empezó este año el cole y, con ello, una vida social más allá de sus hermanos y amigos íntimos de la familia.

Así, sus hermanos llevaban tiempo contándole lo guay que era celebrar su cumple con mucha más gente de lo habitual. Y aunque planeábamos algo pequeño, no imaginábamos cómo de pequeño tendría que ser.

Tuvimos un ramalazo de suerte y es que el equipo de FiestasMix nos contactó como a finales de febrero para proponernos ayudarnos con la decoración de la fiesta. Sería algo íntimo y, cómo no, de dinosaurios. Ya conocéis esa etapa infantil, ¿verdad?

Nos mandaron un set maravilloso con DE TO DO para hacer un fiestón temático (y si nos sigues en Instagram, te lo enseñamos en su día en Stories). Platos, vasos, pajitas, mantel, banner, globos, gorritos… de verdad, de todo. Y al día siguiente de que llegara, casi, cerraron los coles en Madrid.

Y tenía pinta de que la cosa no iba a mejorar en breve. Así que, temiéndonos lo peor, nos vinimos a la casita con un kit básico para hacer una tarta con las cosas que había por casa de anteriores cumples y con la caja de FiestasMix. Tuvimos suerte, dentro de las circunstancias, pero yo estaba preocupada por cómo se tomaría Jorge que su fiesta no fuera ni parecida a lo que le habían anticipado los hermanos.

Llegó su cumpleaños el día 21, en plena pandemia, y solo podíamos celebrarlo nosotros cinco.

Y Jorge lo aceptó tranquilamente. Ayudó que todos sus compis de clase mandaron un vídeo de felicitación (mil gracias a todas las familias también desde aquí ahora). Cuando le contamos que no vendría ningún compi, se lo tomó muy bien.

Igual que ha aceptado que no podía ir a jugar a ningún parque (tener parcelita ayuda, no te voy a decir que no) o que no podían tener sus “viernes con papá” (Carlos los viernes los recogía del cole y se los llevaba “de planes”, merienda, parque, cine, cena… lo que cuadrara).

Jorge elaborando la tarta

Así, yo que andaba “protestando” en mi interior por cosas tan “tontas” como no poder hacer la compra en mi mercadillo de siempre o tener aquí una conexión deficiente, me fijé en cómo Jorge aceptaba que su primer cumpleaños “con compis” se convertía en su primer cumpleaños sin amigos ni amigas, solo la familia más cercana.

Y ojo, que mis quejas, las de todos y cada una de nosotras, las tuyas que me estás leyendo, son lícitas. Y el derecho al pataleo, como lo llamo yo, siempre está.

Pero, en un entorno en que no podemos cambiar esas cosas, ¿merece la pena enquistarse en ellas?

Jorge me enseñó que no. Y que mejor enfocarse en lo que sí puedes controlar, en el caso de su cumple, en que fuera lo mejor posible, o dicho de otra manera, en que fuera lo más dinosaúrico posible. En mi caso, pues buscar la mejor opción para tener fruta y verdura de calidad en casa o ver si era viable mejorar la calidad de mi conexión.

Así que diseñamos una minifiesta de dinosaurios. La decoración la teníamos, solo teníamos que preparar la “zampa”.

Comida de dinosaurios.

Al mediodía preparamos una comida digna de las fauces más voraces. La sección “carnívoros” estaba compuesta por pollo empanado y la “hervíboros” por palitos de zanahoria, pimiento verde y rojo.

Pentaceratops de guacamole

Todo para mojar, junto con totopos, en un pentaceratops de guacamole. Te imaginarás lo bien que se lo pasaron los tres preparando la comida, eligiendo qué decoración poner (nos sobraban muchas cosas vista la reducción de cantidad de invitados), y preparando la carita del dinosaurio.

Fue complicado encontrar los ingredientes del guacamole, la verdad. Aquí, en “mitad de la nada” donde está la casita encontrar lima y cilantro no fue fácil, así que gracias a nuestro actual tendero de confianza que nos consiguió todo lo que necesitábamos.

El postre se lo dedicamos a los “frutívoros”. Algo que nunca falla, al menos en mi casa, son las brochetas de plátano y mandarina con chocolate fundido por encima. Si lo haces con un poco de cuidado y “dibujas” unos hilitos, acierto seguro en cuanto a sabor y apariencia.

Y, bueno, mucha fruta. Nuestro ahora tendero de confianza está feliz de tener a mis hijos entre sus clientes, me parece, jajaaja.

¿No me digas que no quedó molona nuestra mesa con los platos de dinosaurios? Nos han sobrado unos cuantos, que Jorge no nos deja usar porque son de su cumpleaños y no tengo muy claro qué planes tiene para ellos, pero tiene planes y no quiere compartirlos (ni los planes ni los platos, jajaja).

Por cierto, que si tienes planes de fiesta en breve (ojalá que sea sin reescalada), FiestasMix te ofrece un descuento del 10% con el código MONITOSYRISAS.

Sobremesa de cumpleaños

La sobremesa la pasamos jugando a lo que Jorge quiso.

Y aquí tuvimos otra lección de aceptación, y es que como nos vinimos un poco a lo loco, y pensando que Carlos podría ir y venir y traer lo que nos hiciera falta, pues aquí apenas teníamos juegos y mucho menos de la edad y-o interés de Jorge.

Así que jugamos mucho al Dobble Kids y a La oca. Menos mal que todavía está en esa edad en que puede estar horas jugando a lo mismo siempre que haya con quién.

Llegó la hora de la merienda y de, redoble de tambor, la tarta.

Conseguimos un resultado muy temático gracias a las ideas que fui recopilando en Pinterest. De hecho, creo que estuve más tiempo buscando ideas que haciendo la tarta y las galletas, porque resultaron ser superfáciles todas.

Hice un panel en Pinterest con todas las ideas y si quieres verlas las tienes pinchando aquí, así ves que lo del Pentaceratops no fue un alarde de genialidad. Verás que tenía muchas ideas de juegos en el exterior pero, adivina, diluvió ese día.

Eso me tocó aceptarlo a mí, que no creé expectativas respecto a los juegos viendo que el 2020 no pintaba ser amable.

Galletas huella de dinosaurio

Hicimos, con una misma masa, dos tipos de galletas. “Pisándolas” con un dinosaurio de juguete para hacer huellas fósiles, y los “pies de Arlo” tiñendo una parte de verde con espirulina.

Galletas huellas de Arlo

A falta de cortantes bien va la imaginación, y los tres minichefs que tengo en casa se las curraron mucho.

(Luego hubo que pelear mucho para que nos dejaran comérnoslas, jajaja).

Y, por fin, el momento tarta. Lo bueno de tener hermanos mayores es que hay velas de casi cualquier número en casa, no importa la pandemia, que había “4” que poner. Si te fijas, el plato es de Navidad. Y el dinosaurio, pues uno que había aquí, bien limpito.

El mismo con el que hicimos las galletas de huellas, por cierto, que lo tuvimos pluriempleado.

Unas galletas rotas para hacer la tierra donde corría nuestro dino y, listo, tarta con decoración de aprovechamiento.

Decoración que fue un éxito, especialmente para el cumpleañero, que es quien más importaba ese día. Y ese es otro gran aprendizaje, que mucha veces nos complicamos más de lo necesario, con lo que eso conlleva de expectativas.

Tarta FiestasMix

Y, de nuevo, la decoración de FiestasMix dando el punto top. Que sí, que los platos “de siempre” habrían servido igual. Pero es que no era un día normal, y desde luego, tener material decorativo temático hizo una gran diferencia.

Para Jorge, fueron muchas cosas las especiales de su cumple. La comida y el planing del día por supuesto, pero que hubiera “tantas cosas de dinosaurios” fue maravilloso para él.

Y para mí. Para todos nosotros.

Para finalizar, y a falta de juegos en el exterior, nos montamos un juego que consistía en lanzarse los globos de dinosaurios y cogerlos con los gorritos como si fueran cucuruchos con los que cazar el globo. Los globos siempre son un éxito y FiestasMix nos mandó un montón y muy resistentes, nivel “niños-de 4-8-y-12-encerrados”. Les encantan. Y con eso y unos bailoteos, la fiesta quedó lista.

(Recuerda que los globos estallados son peligrosos porque si tu peque se lo mete en la boca se puede asfixiar. Los globos a los peques siempre hinchados y cuando se rompen hay que recoger rápidamente los trozos y asegurarse de que están todos).

Jugando con globos.

Bueno, lista no, faltaba el regalo.

Como nos pilló desprevenidos, me planteé asaltar la reserva de detallitos-por-caída-de-dientes que tenemos por aquí, pero Carlos encontró un dinosaurio en una gasolinera poco antes del cumple que no tenía la zona de juguetes cerrada porque no era una zona sino una estantería. De nuevo, la suerte nos sonrió.

Lo que no teníamos era papel de regalo. La opción era pegar muchos folios, que no me gustaba, o envolverla en una gasa, que no me hacía especial ilusión porque las gasas son un recurso muy visto por aquí y quería darle un toque lo más especial posible para compensar la situación.

A posteriori sé que no le habría importado, se lo pasó pipa y le habría gustado igual incluso si no hubiera tenido regalo.

Pero tenía regalo y queríamos presentárselo guay.

Dinosaurios origami.

Así que nos pusimos manos a la obra con el origami. En este encierro esa ha sido la nueva manualidad que hemos aprendido Marcos, Lucas y yo. E hicimos unos dinosaurios de papel que, no es porque lo diga yo, quedaron muy molones. Y acompañamos su dinosaurio con estos. Y jugaron un montón con ellos, el de juguete y los de papel. Montón montón.

Otro acierto gracias a la suerte y a las ganas de hacer algo especial con lo que había a la mano.

Y sí, sé que la foto no es la mejor, sorry, para cuando me di cuenta que había que repetirla era demasiado tarde, jejeje.

En fin. Hasta aquí el cumpleaños de Jorge que, gracias a la suerte, a las ganas y disposición de todos, y a la oportuna propuesta de FiestasMix, fue un éxito aunque no había papel de regalo ni, lo más importante, amigos o abuelas con las que festejar.

Jorge y su tarta

Gracias a Jorge por su generosidad para aceptar todo lo que no pudo ser y disfrutar de lo que fue. Y a todos los que le mandaron vídeos de felicitación.

Recuerda, si quieres celebrar fiestas temáticas, lo principal es que le encante al cumpleañero-a en cuestión. Y mucho navegar en Pinterest, jajajaja. La decoración temática es la guinda del pastel, y no puedo dejar de recomendarte FiestasMix. Que tiene decoración para todas las edades y gustos, de adultos también, y además son un amor.

Te recuerdo que, además, tienes un 10% de descuento en su web con el código MONITOSYRISAS.

Para usarlo, solo tienes que poner tu selección de productos en el carrito de la compra y cuando comiences el “checkout”, junto con tus datos, forma de envío, de pago, etc. tienes una casilla que pone “¿Tienes un código descuento?”. Pues en la casilla que hay debajo de esa frase pones, tal cual y sin espacios, MONITOSYRISAS, y le das a “Agregar”, así se aplicará el descuento antes de proceder con el pago.

En fin, espero que os haya sido útil el post y te pregunto, ¿os gustan las fiestas temáticas? ¿Hacéis fiestas más allá de los cumpleaños? ¿Habéis celebrado fiestas íntimas esta cuarentena?

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo