¿Se durmió tu peque en la bandolera y no calculaste la tela suficiente para sostener su cabeza?

¿Quieres ver cómo solucionarlo?

No te pierdas esta semana del #365DiasPorteando de Instagram.

#365DiasPorteando Día 70 El otro día veíamos un mei tai con reductor, hoy es mochila. Básicamente, me repito: salvo en el caso de la Emeibaby, que da apoyo punto por punto, las mochilas con reductor se adaptan en tamaño, “nada más”. Como los tirantes son “de mochila”, la única manera de adaptarse a bebés de diferentes tamaños es mediante tallas. Recuerda que, en las mochilas, el culo del bebé ha de caer por delante del cinturón, pisando la mitad superior del mismo (aproximadamente). Otra cosa a tener en cuenta es llevar las arrugas del panel hacia las rodillas, ya que son la zona de menos presión (si las rodillas están a la altura suficiente) por lo que es la zona donde menos molestan al bebé. #MochilasEvolutivas #ChocolomoNoSePuede #YQueSeaPirolitico #TodoTieneProsYContras

Una foto publicada por Elena López (@elenademonitos) el

365DiasPorteando Día 76

Share

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo

contacto

Elena López

Asesora,

consultora y

formadora de Porteo